Scholar

Taller "Ergosamu"

By: Arlen Garagay  

Existe evidencia sólida de que, intervenciones realizadas en el puesto de trabajo, con el fin de reducir trastornos musculoesqueléticos (en donde la formación y la educación son utilizadas por sí solas), no son efectivas; pero si, por el contrario, se combinan con una intervención ergonómica ―como por ejemplo el entrenamiento en el uso de ayudas técnicas o mecánicas―, se puede lograr una disminución de los síntomas musculoesqueléticos (EH Bos, 2006). El trabajo realizado se basó en ejecutar una intervención educativa en salud ocupacional; cuyos objetivos de aprendizajes fueron que los participantes fueran capaces de demostrar correctamente posturas recomendadas en su trabajo; describir tres situaciones de riesgo relacionadas con la ejecución de su tarea y que se comprometieran a replicar las principales técnicas relacionadas con el manejo manual de cargas y manipulación manual de pacientes. La estructura de la intervención educativa se realizó a través de la técnica de “ARIPE”, y el grupo objetivo fue el equipo interventor de Servicio de Atención Médica de Urgencia (SAMU) ―perteneciente a un servicio de salud chileno―. La intervención se ejecutó en modalidad de taller, con un total de 10 participantes. Para estimar el nivel de aprendizaje de los participantes se diseñó un "pretest" con preguntas relativas a la intervención (que se contrastó con la misma evaluación al término del taller). La calificación promedio en el "pretest" fue de 5,7 ―en una escala de 1 a 7―, mientras que, en el "post test", la calificación promedio fue de 6,9. En relación con la evaluación general del taller, se utilizó el formato de rúbrica, donde el 90% generó una buena apreciación. La totalidad de los participantes calificaron el taller con nota máxima de 10. Para estimar las competencias adquiridas, se realizaron 3 preguntas ―con el fin de discriminar si se cumplieron los objetivos de aprendizaje― que fueron respondidas correctamente por ocho de los diez participantes (80%). Una cuarta pregunta, relativa a reconocer ayudas técnicas, tuvo un acierto del 80%. La pregunta realizada para poder discriminar cambio de conducta en participantes, fue respondida correctamente por la totalidad de los participantes (100%); al igual que la pregunta de factores de riesgos relacionados con la tarea (100%). Se realizaron dos preguntas abiertas, donde se les consultó a los participantes lo que más les había gustado de la intervención, teniendo por respuesta el uso de recursos novedosos y didácticos para realizar evaluación y ejecutar el taller; mientras que, cuando se les consultó por sugerencias propuestas para mejorar el taller, las respuestas más recurrentes fueron el realizar más talleres como el vivenciado, y que se otorguen los permisos para participar. Cabe señalar que todos los participantes firmaron carta de compromiso de réplica de lo aprendido en el taller. Por último, para poder evaluar si los participantes pudieron internalizar la teoría entregada en el taller, se realizó una actividad de simulación, donde el 100% de los participantes realizó de manera adecuada los cuatros desafíos planteados; por lo que se puede deducir que la intervención tuvo un resultado satisfactorio.

Intervención Educativa, ARIPE, Trastornos Musculoesqueléticos
Las ciencias de la salud interdisciplinares
Ponencia temática de un trabajo



Arlen Garagay

Asesora profesional, Universidad de Munich/ Servicio Salud O`Higgins, Chile
Chile

Terapeuta, Esp Actividad Física . Ergónomo. Santiago de Chile